martes, 13 de mayo de 2014

El tiempo

Hubo un tiempo, no muy lejano en que vivía demasiado rápido. La velocidad era mí día a día, no podía parar, ni frenar. Todo rápido, muy rápido…y la vida iba pasando. Y me perdía los pequeños momentos que te pueden hacer feliz si no prestas atención. Ahora, creo que es mucho mejor y placentero hacer las cosas con lentitud. Tomando el tiempo necesario para disfrutar lo que haces. Antes me esforzaba mucho en hacer más cosas por minuto, por hora y por día. En ser la primera en lanzar una idea, un nuevo producto. En ser la primera en todo. La paciencia no es una de mis virtudes, pero estoy aprendiendo poco a poco. En ser más paciente, en tomarme el tiempo necesario en hacer las cosas y sobre todo en disfrutarlas.

Tengo pendiente la lectura de “Elogio a la lentitud” escrito por Carl Honoré.




Ahora mismo me vuelvo a tomar el tiempo para leer libros, cocinar, atender todas las menudeces que había olvidado. He ido aprendiendo con el tiempo, uno no nace enseñado. Y lo que me sirve a mí, no le sirve al de al lado. 
Ahora disfruto con lo que hago, no me impongo plazos. Las cosas salen cuando salen. Vuelvo a escribir en el blog, me tomo el tiempo de redactar historias. Me encanta escribir...y lo había dejado por la falta de tiempo. Vuelvo a escribir en mi diario, olvidado en un cajón. 

¿Os tomáis el tiempo de vivir?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar, me interesa mucho lo que piensas!

Quizás también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...